Cómo destruir a José Chesta

Con mucho interés fui a ver la adaptación que Artistas del Acero hiciera sobra “El umbral” de José Chesta, Por desgracia resultó ser una de las peores puestas en escena que he visto en mucho tiempo. Un director tiene derecho a llevar a escena su propia lectura al escenario pero para eso tiene que realmente leer el texto con cuidado, con el propósito que sea.

Debe realmente leerlo y ver con extremo cuidado cuáles son los elementos significativos del texto que pueden ser readaptados para crear una nueva versión que establezca un diálogo cultural con el contexto del espectador contemporáneo y sea un aporta verdadero a nuestro teatro. Nada de esto ocurre en el resultado lamentable que me tocó presenciar. Lo que se ve en escena es un desorden total donde ni los actores ni los actores ni la directora saben lo que están haciendo. Eso no es teatro experimental como se anuncia, es la simple reproducción y reiteración extenuante de cada simple recurso, efecto o cliché que hemos estado viendo en Concepción desde el teatro de Juan Curilem a fines de los años 60. La supuesta integración de teatro, música y ballet que el espectáculo pretender ofrecer resulta ser un fracaso total donde las tendencias no se integran, aparecen en los momentos más inadecuados y el resultado final es lo que en Puerto Rico suele llamarse con cruda precisión “un arroz con culo”.

Ni la directora ni los actores (ni sé si se habrán leído el texto original) parecen conocer lo aterradora que la situación de Lota era al momento de la obra ni creo que les interese mucho la situación de la Lota actual. No les creo nada y me parece que su interés en crear un teatro colectivo y de movimiento social es un mero pretexto para satisfacer a Fondart.

No hay nada que celebrar en este desastre aparte de un par de actuaciones buenas, sobre todo de la actriz que hacía de Berta quien lograra momentos sumamente interesantes y conmovedores, a menudo boicoteados por los efectos “experimentales” dela producción. La dirección es lisa y llanamente PESIMA y la mayor parte del elenco debería dedicarse a otra actividad cultural y no al teatro .La música es plana, aburrida y nada tiene que ver con la obra. La coreografía de escuela secundaria. Simplemente patético. Y BASTA POR AHORA. Un examen exhaustivo de este desastre lo haré en el libro que empiezo a escribir sobre el nuevo teatro en la zona del Bío-Bío.

Solamente me cabe expresar mi absoluta desaprobación de Artistas del Acero en autorizar este horror bajo su firma. Yo pensaba que era una institución que trabajaba por mantener y desarrollar la cultura en nuestra región Lo que me ha tocado presenciar es una absoluta falta de respeto hacia José Chesta, uno de los dramaturgos más representativos de nuestra tradición teatral. Esto me hace dudar muchísimo de lo que están haciendo. No se reconstruye ni se crea nuestra nuestra expresión teatral soltando textos irresponsablemente a gente ignorante y sin talento que no está capacitada para llevar a escena “nuevas versiones” de textos que no entienden logrando tan solo hacer pedazos nuestro teatro. Volveré a escribir sobre lo mismo y lo haré porque aquí no hay crítica y ha primado sobre todo la excesiva autoridad que ha ido adquiriendo gente ignorante que solo supo incorporarse a tiempo, aprovechándose de circunstancias que no favorecieron a la gente de auténtico valor sino a los sinvergüenzas.


Volveré a escribir sobre lo mismo, cada vez con mayor intensidad.