Casa Litterae

Literatura latinoamericana y on line desde 1995

Habiéndome hermanado nuevamente con el mate amargo, me pongo – otra vez – a pensar en eso del perimontun[1]. Cuando niño supe del miedo de ir por los rincones, solitario, con la posibilidad de tener un avistamiento con lo desconocido.

Leer más...
Página 2 de 2