.cl Historias de Frontera

.cl Historias de Frontera

.cl Historias de Frontera: una lectura fantástica

¿Qué es Chile?, ¿cuáles son las cosas, personas, monumentos o paisajes que aparecen y desaparecen de esta franja de tierra del fin del mundo?, ¿Cómo es el Chile de hoy? Pensar en ello conlleva una reflexión concienzuda sobre los criterios posibles para poder idear un territorio. Un país hecho de palabras, finalmente.

.cl Historias de Fronteras ofrece una lectura de las distintas subjetividades presentes a lo largo del país, adjuntando discursos de minorías étnicas, sexuales y sociales junto al discurso cosmopolita que predomina. ¿Qué y cómo es Chile? Son las dudas que una y otra vez van respondiendo estas páginas narrativas, audazmente conjugadas por las editoras Beatriz García Huidobro y Andrea Jeftanovic, que se acoplan a las lecturas críticas de académicos que están teorizando sobre lo que significa un país en constante movimiento.

Son 45 relatos y 45 autores que deambulan por distintos recovecos de nuestra geografía. Claudia Apablaza, Álvaro Bizama, Elicura Chihuailaf, Alejandra Costamagna, Marco Antonio de la Parra, Rodrigo Díaz Cortez, Daniel Hidalgo, Patricio Jara, Andrea Maturana, Yuri Pérez y un largo etcétera, donde aparecen escritores que están en la memoria de los lectores. En las últimas décadas, con el auge editorial, son incontables las editoriales que pululan en uno u otro rincón sorprendiéndonos con narradores de gran calidad. .Cl… entrega un recorrido pormenorizado de los variopintos estilos que se escriben hoy en día en nuestro país.

Hay un discurso que me llama la atención preferentemente, cuyo foco se centra en distintas susceptibilidades que se activan en los personajes y en el lector al presenciar el acto de lectura: la literatura fantástica. Todorov (1970) en su Introducción a la Literatura Fantástica o bien David Roas (2011) en Tras los límites de lo real. Una definición de lo fantástico dan cuenta de una condición liminal de este tipo de relatos donde, además de percibirse la relación y concepción que el texto tiene del mundo fenomenológico, presenta los límites epistémicos desde donde rebasa hacia aspectos desconocidos. Lo fantástico en su origen se vinculaba con el terror y el miedo a la muerte, a lo infinito y a lo desconocido. Ahora los enfoques, pensando en la velocidad (Virilio) de transferencia de conocimiento, en el palimpsesto de creencias que sobreponen unas a otras y en la virtualidad que crea una realidad fenomenológica;  la muerte, lo infinito y lo desconocido devienen maleabilidad ante el vértigo de la publicación de información. Entonces, lo fantástico actual está más ligado a la indeterminación e inexplicabilidad de un evento que al desconocimiento del mismo. El miedo, inherente al ser humano, se patentiza más por la coordinación de dos o más realidades que por la presencia de algo desconocido.   

En .CL… lo fantástico está presente cuestionando situaciones cotidianas con gran valor estético. Enseño tres relatos que darán cuenta del fenómeno que se está escribiendo: 

Darío Oses en su cuento “El cristal con que se mira” presenta algunos aspectos importantes de señalar para comprender la dimensión fantástica del territorio ficcional chileno. Ladislao Vergara Aldunate, abogado de Chimbarongo, vive junto con su mujer en una enorme casa colonial (creada desde antes de 30 del siglo XX) en el centro de la ciudad. Tras instalar un enorme ventanal en la portada de la casa, ésta (la casa) se invisibiliza, dando pie a que puedan observar a quienes asisten a los bares y restaurantes desde la seguridad del anonimato. Pasa el tiempo y contratan a Gabriel, el barman del bar, que paulatinamente adopta la identidad del dueño y se queda con la casa y con la mujer. El narrador, Ladislao Vergara, que fue exiliado comenta que él llegó así mismo a su puesto en esa casa y junto a esa mujer que parecen eternos. La presencia del doble, la suplantación del yo, la mujer y casa malditas son los motivos que se desenvuelven en el relato, otorgando el desconcierto al lector del especio ominoso que se forma en la provincia de Colchagua.

Por su parte, Simón Soto en “La hoguera” narra la historia de Jacinto, un joven de 34 años, abandonado por su novia se entera que es el único heredero de una fortuna fastuosa, por parte de una tía lejana, que consistía en 800 hectáreas de terreno en Pichi, acciones y una casa en Valparaíso. Tras vender la casa se va a vivir a Pichi. Es allá donde se desarrolla la acción, pues la minera Value Gold quiere a toda costa arrebatarles las tierras porque al parecer serían yacimientos de oro. Una batalla western a muerte se da al final del relato, hecho que le da sentido a su vida. En el relato hay una transformación espacial, desde la ciudad al campo, en busca del descanso y del alejamiento del ajetreo y las responsabilidades. Jacinto, autodefinido como un fantasma, es abrumado por un territorio que lo envuelve en una lógica anacrónica: el tiempo aumenta difuminándose, mientras que el protagonista va adquiriendo ribetes de un héroe del oeste.

Por último, Pablo Simonetti nos ofrece una rosa historia titulada “La posibilidad de la taza sobre la mesa”. En ella se entrecruzan los discursos del sueño y la vigilia, proponiendo un relato etéreo en el que la casualidad y la paranormalidad pueden suceder. Alicia y Rodolfo llegan a compartir una casa con unos desconocidos, bajo el contrato de que no deben cruzarse ni utilizar los espacios comunes en los horarios de los otros. Con el paso del tiempo, Alicia se interesa por un elefante de la puerta de sus cohabitantes e intenta comunicarse con ellos, dejándoles una nota. La caja de té, enviada por la abuela desde Sri Lanka, como el hombre que la besa en sus sueños se concretizan al escapar con ambos bajo el grito de Rodolfo que mira el taxi partir. Existen realidades paralelas que pueden estar en el mismo mundo o incluso al otro lado de la puerta. En este cuento las pistas, los regalos y la taza de té funcionan como vínculos de ambas dimensiones, el sueño y la vigilia, conectándose de manera similar que en “Casa tomada” de Julio Cortázar.

Chile está hecho de palabras y tiene escrita una dimensión fantástica. Si bien no existe una fuerte tradición en este género literario, en las últimas décadas estamos presenciando un aumento considerable de publicaciones. No hay que desconsiderar la eventualidad de cuestionarse, asombrarse y, por qué no, asustarse ante las posibilidades de presenciar ficcionalmente hechos que le den “Otra vuelta de tuerca” (Henry James) a la realidad.

.CL Historias de frontera funciona como un panorama o más bien una cartografía narrativa de las subjetividades locales de un Chile que se escribe e inscribe continuamente.


 

IVAN BAEZA: CRITICA LITERARIA CASA LITTERAE  2016

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.